El empobrecimiento de la naturaleza (Crónica)

Este lunes, con motivo de la celebración de la Semana de la Pobreza, la Pastoral de la Ecología organizó la actividad «El empobrecimiento de la naturaleza». Dicha actividad trató de una ruta de senderismo donde los participantes pudieron contemplar la problemática que sufre nuestra casa común a consecuencia de las actividades antrópicas.

Empezamos contemplando desde el “Cerro de los Muteros” la ciudad de Jaén y su entorno más inmediato con el Cerro de Jabalcuz como telón de fondo. Esta visión nos denota claramente como indicaba el geógrafo H. Elhaï que “el paisaje es un compromiso entre la obra de la naturaleza y la acción milenaria del hombre”. Desde este punto pudimos contemplar la biodiversidad que nos rodea y en la que existe una predominancia de los ambientes urbanos y agrícolas, con el olivar como principal cultivo. Este cultivo presenta una problemática ambiental a consecuencia de la mala gestión que se desarrolla, que no pone en valor la conservación del suelo, como elemento primordial y principal riqueza del mismo y que se caracteriza igualmente por la elevada utilización de pesticidas y herbicidas, que generan una situación de insostenibilidad ambiental.

Del mismo modo conocimos el término “basuraleza”, que nos es ni más ni menos, que el conjunto de los residuos generados por el ser humano y que son abandonados en la naturaleza, alterando el equilibrio de los ecosistemas y la vida que éstos albergan, tanto animal como vegetal.

A continuación, y durante el trayecto a por los olivares de campiña, pudimos ir observando y comentando diversos aspectos sobre las aves que se cruzaron durante nuestro camino. Como dato importante, dimos a conocer que estas especies son unas de los mejores insecticidas naturales que se puede utilizar el campo.

También conocimos algunas especies exóticas, como por ejemplo el “Agave americana marginata”, vulgarmente conocida como pita. Discutimos sobre la actual amenaza que está sufriendo esta especie, por la reciente llegada a nuestro entorno del picudo negro del agave, siendo Jaén la primera provincia de interior donde se ha detectado esta especie que amenaza con extinguir las poblaciones de pitas de nuestro entorno.

Concluimos nuestra actividad, en el “Paraje de las Lagunillas”, donde se comentó la posibilidad de restaurar este humedal, así como los servicios ecosistémicos que aportarían a la sociedad giennense, suponiendo con ello un incremento del patrimonio natural de nuestra ciudad. 

Finalizamos en este entorno, un lugar ideal para ponernos en presencia del Señor, pidiendo por nuestra casa común. Con “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar” (LS 13)

ORACIÓN POR NUESTRA TIERRA

Dios omnipotente, sana nuestras vidas,
para que seamos protectores del mundo
y no depredadores,
para que sembremos hermosura
y no contaminación y destrucción.

Toca los corazones
de los que buscan sólo beneficios
a costa de los pobres y de la tierra.

Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa,
a contemplar admirados,
a reconocer que estamos profundamente unidos
con todas las criaturas
en nuestro camino hacia tu luz infinita.

Gracias porque estás con nosotros todos los días.
Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha
por la justicia, el amor y la paz.

Amén.

 📸FOTOS

Los comentarios están cerrados.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑