Oración de cumbres

Señor desde las cumbres de las montañas, frente al cielo inmenso, yo digo mi oración encendida.

Hazme un ser ambicioso de altura y plenitud, amigo del silencio, contemplador de estrellas.

Hazme generoso, que no me quede en la cumbre. Que baje iluminado lleno de Tu verdad y ayude en el valle a mis hermanos.

Dame un corazón grande como el horizonte, indómito para la injusticia y la mentira, sediento de infinito, que solo en ti se sacie.

Amén