Via Crucis Ecológico

Introducción

Durante el Vía Crucis, recorremos los pasos de Cristo representando el relato bíblico de su Pasión, y cada estación conmemora una etapa del camino de Cristo hacia la crucifixión. El Vía Crucis Medioambiental sitúa el sufrimiento de la Pasión de Cristo en nuestro tiempo relacionándolo con el sufrimiento de la Tierra y de los pobres.

ESTACIÓN

Jesús es condenado a muerte

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Dios de la vida, muchos de nuestros hermanos y hermanas arriesgaron y perdieron sus vidas trabajando para proteger este hermoso mundo que tú creaste. Creemos que se han dormido en ti, Señor. Que su sacrificio sea recordado y honrado por aquellos a quienes sirvieron.

2º ESTACIÓN

Jesús carga con la cruz

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Señor Jesús, al igual que has asumido la carga de nuestros pecados, rezamos por aquellos que se verán obligados a llevar la carga de los desastres medioambientales causados por nuestro desarrollo desenfrenado. También rezamos por aquellos que arriesgan sus vidas para acoger el llamado de la justicia social y climática.

3º ESTACIÓN

Jesús cae por primera vez

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Rezamos por nuestros hermanos y hermanas ocultos en la oscuridad de la esclavitud moderna, en fábricas y hogares de todo el mundo, obligados a trabajar en condiciones inhumanas y privados de su libertad. Ayúdanos a recordar a los que sufren por nuestro estilo de vida insostenible y danos un cambio de corazón para que este mal sea desarraigado de nuestro mundo.

4º ESTACIÓN

Jesús se encuentra con Su Madre

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Señor, por el dolor que sentiste al encontrarte con tu madre, te pedimos que podamos atender con compasión a nuestra madre que sostiene toda forma de vida con aire, alimento y agua.

5º ESTACIÓN

Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la cruz

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Señor, ayúdanos a reconocer que somos protectores de nuestros hermanos y hermanas, y como Simón de Cirene, ayúdanos a aliviar el sufrimiento de los aplastados por la injusticia, la pobreza y la violencia.

6º ESTACIÓN

La Verónica limpia el rostro de Jesús

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Rezamos para que podamos ver el rostro de Jesús en los rostros de todos los que sufren enfermedades, en particular, los que padecen el coronavirus y condiciones exacerbadas por el cambio climático, como el asma y los golpes de calor. Como la Verónica, nos ayude a ser fuente de compasión y consuelo.

7º ESTACIÓN

Jesús cae por segunda vez

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Señor, es nuestro consumismo indiferente el que te hace caer por segunda vez. Ayúdanos, te lo pedimos, a ser conscientes de nuestras decisiones de compra, a elegir lo que ha sido fabricado de forma ética y sostenible, y a defender a los que llevan la pesada carga de las políticas económicas injustas.

8º ESTACIÓN

Jesús habla a las mujeres de Jerusalén

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Como las mujeres de Jerusalén, lloramos por nuestros hijos, que serán los más afectados por la destrucción de nuestro medio ambiente. Dios de la vida, ayúdanos a resistir a la cultura de la muerte que sólo busca su propio beneficio en detrimento de todos los demás seres vivos, incluidos los que aún no han nacido.

9º ESTACIÓN

Jesús cae por tercera vez

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

ORACIÓN

Señor, el peso de la cruz te hizo caer por tercera vez. También nosotros, amedrentados por la explotación desenfrenada, caemos en la angustia y la frustración. Danos la fuerza para levantarnos una y otra vez en nuestra lucha por la justicia social y climática.

10º ESTACIÓN

Jesús es despojado de Sus vestiduras

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Jesús, fuiste despojado de tus vestiduras y de tu dignidad. Así también, la Tierra es despojada de sus minerales y de la capa superior del suelo, rica en nutrientes. Ayúdanos a buscar y desarrollar formas de energía renovable y a restringir nuestro consumo para que la Tierra recupere su gloriosa abundancia.

11º ESTACIÓN

Jesús es clavado en la cruz

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

ORACIÓN

Señor Jesús, nuestros modelos equivocados de progreso nos han cegado ante la maravilla y el destino sagrado de tu creación. Los conflictos por los recursos naturales son los clavos con los que te crucificamos una y otra vez. Perdona nuestra codicia y despierta en nosotros tu presencia permanente.

12º ESTACIÓN

Jesús muere en la cruz

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

ORACIÓN

Jesús, al morir en la cruz entregas tu voluntad al Padre para que tengamos vida. Te pedimos que nos ayudes a renunciar a nuestra indiferencia ante la situación de las personas desplazadas de sus hogares por las inundaciones provocadas por el clima, el hambre y la guerra.

13º ESTACIÓN

Jesús es bajado de la cruz

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

ORACIÓN

Señor, incluso cuando somos testigos de la extinción de especies enteras, ayúdanos a aferrarnos a nuestra fe, esperanza y amor. Al igual que José de Arimatea y Nicodemo intervinieron para cuidar de tu cuerpo sin vida, danos el valor de ser la voz de los que no tienen voz. Utilízanos como instrumentos de paz para toda la creación.

14º ESTACIÓN

Jesús es depositado en el sepulcro

¡Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos! Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

ORACIÓN

Creador de todas las cosas, para ti nada es imposible; para ti todo es bello y precioso. Ayúdanos a ver la creación como tú la ves. Ayúdanos a dejar de lado nuestras diferencias y a abrazarnos como hermanos y hermanas.

ORACIÓN FINAL

Señor Jesús, abre nuestros ojos y nuestros corazones a tu pasión y a tu muerte, que sigue ocurriendo a nuestro alrededor. Ayúdanos a ver que estás condenado a la muerte de nuevo en la extinción de las especies, que el peso de la cruz que todavía llevas es nuestro consumismo y la cultura de usar y tirar; que todavía estás muriendo con las víctimas del clima extremo, la guerra, los conflictos y nuestra indiferencia. Mientras tu pasión continúa a lo largo de la historia y del mundo, danos la confianza y el valor de ser como aquellos que te consolaron en tu camino a la cruz: la Verónica, Simón de Cirene, José de Arimatea y tu Santísima Madre.

AMÉN

Fuente: Movimiento Laudato Si´

Los comentarios están cerrados.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑